Respirar bien para vivir bien

No me había dado cuenta qué tan importante es saber respirar conscientemente.
Lo confirme durante mi trabajo de parto. Para tratar de sentir menos dolor durante las contracciones, apliqué las técnicas de respiración que me enseñaron en la psicoprofilaxis (clases que tomé apara prepararme para el parto). Cada vez que tenía una contracción, me enfocaba en un punto, inhalaba y exhalaba despacio mientras me concentraba y controlaba el dolor. Cada vez que alguien me hablaba (o sea, mi esposo Fito jajaja), me desconcentraba, salía de mi enfoque, perdía la cuenta de mi respiración, entraba en pánico y sentía nuevamente el dolor.
Es por esto que decidí aprender más sobre técnicas de respiración para poder controlar la ansiedad, situaciones de estrés y tal vez para poder controlar el dolor y picor que siento constantemente por la molesta psoriasis.
Hace unos días tomé un taller para aprender técnicas de respiración. Lo dictó Jessica Vega (autora del libro y blog ¿Yoga o Clonazepan?). Al inicio fui con baja expectativa, pensaba que ella era muy joven y qué tal vez no me enseñaría mucho. Pero me equivoqué. Aprendí más de lo que imaginé y me está sirviendo un montón 😉 Además me encantó conocer a personas valientes que aceptaban su problema (estrés, ansiedad, bipolaridad, depresión, insomnio, etc.) y buscaban una solución a través de la respiración .
respirar-Vida-web

Fuente: http://www.muxotepotolobat.com/respirar-vida/20/

Una de las técnicas que me llevé del taller y la he estado practicando es la respiración abdominal. Lo hago acostada y antes de dormir porque es por la noche donde más sufro con la ansiedad e insomnio (¿no les pasa que se llenan de pensamientos buenos y malos durante la noche y demoran horas para poder dormir?). Con las manos en la barriga, inhalo por la nariz 5 segundos inflando la barriga, retengo el aire 5 segundos y exhalo por la nariz desinflando la barriga 5 segundos más, todo esto intento hacerlo durante 5 minutos.
Yo prefiero hacerla acostada antes de dormir pero puedes hacerla sentad@, parad@ y en cualquier momento del día. Puedes usar música que te relaje o un aroma o esencia de tu preferencia (lavanda, menta, romero, etc.) y esparcir un poco en tu almohada antes de dormir. También puedes hacerlo mientras escuchas mantras (por ejemplo el SoHam, a mi particularmente no me funciona aún)
Justo he empezado a aplicar esta técnica los últimos días y coincidentemente mi bebé está empezando a dormir 7 horas. Pensé que nunca iba a pasar jajaja
Mientras duerme veo cómo respira y como infla y desinfla su barriguita con cada respiración ¿Desde cuándo nosotros olvidamos respirar con el abdomen? ¿Desde cuándo dejamos de respirar de manera consciente?
Algunos beneficios de una respiración consciente (fuente: https://elhedonista.es/bienestar/experiencias/6-beneficios-respirar-bien-90067/)
1.- Con el movimiento del diafragma, con cada inspiración y espiración, masajeamos suavemente los órganos abdominales, mejorando su funcionamiento y previniendo y combatiendo trastornos gastrointestinales por causas nerviosas como ansiedad o estrés.
2.- Favorece la concentración y la atención mental; aporta claridad y lucidez.
3.- Facilita la relajación profunda y el control mental y emocional. Predispone al descanso y es un excelente sedante natural.
4.- Previene y combate trastornos del corazón y de la circulación sanguínea, reduciendo la tensión arterial y estabilizando la acción cardiaca.
5.- Llena por completo los pulmones y oxigena y purifica la sangre y las células, tonificando y rejuveneciendo el organismo.
6.- Estimula el sistema inmunológico aumentando las defensas.
 Termino con esta frase que escuché de Jessica Vega que me encantó y la recuerdo siempre: ” Respira más alto que tus pensamientos”
Anuncios

Mi embarazo viviendo con #psoriasis: 21 semanas de puro amor

Estoy a mitad de camino…todo se está pasando tan rápido…Ya estoy en el quinto mes de embarazo y puedo contar que estoy súper emocionada de sentir como va creciendo mi bebé.
Desde hace un tiempo mi esposo y yo queríamos ser padres y no lo conseguíamos. Finalmente nos relajamos, dejamos esos planes a un lado. Seguí haciendo mi vida y tomando decisiones muy importantes, como dejar de ser dependiente para iniciar una empresa propia y poder tener más tiempo para hacer lo que me llena de felicidad: dedicarle más tiempo a la asociación sin fines de lucro que fundé y poco a poco va creciendo para apoyar a otros pacientes como yo que padecen #psoriasis.
Fue y sigue siendo una decisión difícil que tomé en el 2016… y cuando pensé que ya tenía todo planeado, toda mi vida en orden, me enteré que iba a ser mamá.
Ya había renunciado al trabajo así que en lugar de retroceder (estuve a punto de hacerlo más de una vez), decidí seguir adelante y arriesgar. Claro que sin apoyo de mi esposo no lo habría podido hacer.
Es difícil, muy difícil pero ahora tengo una nueva motivación cada día: el bebé que está en camino.
Al inicio del embarazo no la pasé nada bien, era frustrante tener tantas ideas, tantas ganas y querer hacer tantas cosas, pero cuando llegaba el momento el cuerpo no me respondía (pues tuve todos los síntomas del embarazo) y no podía hacer mis actividades. Además peleaba cada día con mis hormonas (y lo sigo haciendo). Aprendí a tener paciencia y a hacer todo lento pero seguro.
Al cuarto mes ya me sentía mucho mejor y volví a estar activa nuevamente, como ahora que al fin me decidí a escribir nuevamente en mi blog para contarles sobre esta especial etapa en mi vida.
foto 5 meses

Mi esposo Fito y yo el día que nos enteremos que tendríamos un niño. Foto tomada al final de un largo día de trabajo.

Y se preguntarán ¿Cómo va con su embarazo viviendo con ·#psoriasis?

Pues en mi caso me ha ido bastante bien con los brotes. Me dice mi doctora que a veces sucede eso, la #psoriasis mejora mucho con el embarazo (aunque no todos los embarazos son iguales). No tengo brotes grandes, solo pequeños, unos cuantos detrás de las orejas, en el cuero cabelludo y uñas que solo trato con crema hidratante y el shampoo natural que uso hace algún tiempo.
¡Lo que si no puedo soportar es la picazón en la piel! pero lo estoy controlando con crema hidratante y una crema anti estrías que me calman un poco.
Por otro lado sufro de insomnio, por ansiedad y me imagino algunas preocupaciones, todos me dicen que aproveche en dormir todo lo que pueda antes de que llegue el bebé pero aún me cuesta y no lo logro. Estoy tomando magnesio antes de dormir, coloco aroma de lavanda en mi almohada, escucho música relajante, intento meditar (aunque debo aprender cómo hacerlo, porque ahora lo hago a mi manera), hago yoga una vez a la semana y espero que poco a poco de resultado. No quisiera transmitirle mis preocupaciones a mi bebé así que estoy poniendo todo de mi parte para que esto no suceda.
Espero tener suerte y que mi bebé no herede mi #psoriasis. Si es que la hereda, espero poder orientarlo de la mejor manera para que sea feliz y disfrute la vida como lo intenta hacer su mamá y muchos otros pacientes que conozco; y si no la hereda, enseñarle a que debe aceptar y respetar a los demás aunque sean diferentes.
Según Acción Psoriasis (Asociación de España), si uno de los padres tiene psoriasis, el riesgo de que el hijo lo padezca es de 14-15%.

Mucho más que estar triste

Hace unos días finalizó una etapa de mi vida. Fueron dos años de aprendizaje, de mucha paciencia, apoyo y comprensión de mi familia y amigos cercanos.
Muy pocos lo saben, pero en el 2014 caí en una fuerte depresión. Fueron varias cosas que venía arrastrando y no me había dado cuenta. Todo empeoró cuando el gerente de la empresa para la que trabajaba (para la cual me mataba trabajando) me dijo que ya no me necesitaba y que ya tenía mi reemplazo. No me lo esperaba y todo mi mundo se vino abajo.
Pero ¿cómo era posible que yo tenga depresión? Pude afrontar la muerte de mi papá, pude dar por finalizada una relación de muchos años, vivo con #psoriasis durante muchos años y logré salir adelante.. ¿cómo era posible que por este suceso todo mi mundo se desmorone?
Estuve algunos meses preguntándome para qué era buena y no tenía la respuesta. Mi esposo se esforzaba y me decía todos los días todo lo que admiraba de mí…pero yo no me lo creía.
No podía dormir, tenía constantes pesadillas, lloraba mucho, me sentía insegura, inútil, vulnerable. Obvio que con todo esto mi #psoriasis también empeoró y mi autoestima estaba por los suelos.
Al poco tiempo me ofrecieron un alto puesto en una empresa importante pero no lo acepté, pues no me sentía apta ni lo suficientemente buena.
Finalmente decidí buscar ayuda profesional. Empecé a ir a terapia psicológica cada semana y luego al psiquiatra una vez al mes. No estaba muy convencida al inicio, pero poco a poco me fui dando cuenta que iba mejorando.
Cuando me fui a vivir a Barcelona llevé todas las pastillas en mi maleta y tenía contacto con mis doctores por skype y por correo.
Hace unos días se cumplieron dos años y ya tuve la última cita. Tenía vergüenza de contarlo ya que temía que me juzguen o sintieran lástima por mi situación. La verdad es que ahora me importa poco lo que piensen de mí. Me costó pero aprendí a no dejar que los prejuicios de los demás limiten lo que quiero hacer en mi vida. 
Hace poco una persona de la política dijo “Decían y especulaban: está deprimida. ¡No me conocen! ¡Jamás! Eso es para los perdedores”. Estoy en contra de esta afirmación totalmente. Yo no me siento una perdedora y no creo que quienes pidan ayuda lo sean. Hay que acabar con el estigma de que la #depresión que es una enfermedad irremediable y para perdedores.
karina-psoriasis

Sonriente hacia la vida. Foto tomada por Mariana Bashi Fotógrafa para el shower de mi amiga Liz

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que en el 2020 la depresión va a ser el principal problema de salud a nivel mundial, más allá que cualquier enfermedad física como el cáncer. En el 2015, en el Minsa se atendieron 180 mil casos de depresión.
Vivir con una enfermedad crónica como la #psoriasis puede desencadenar sentimientos de frustración y ansiedad. Sin embargo, si sufres prolongados periodos de depresión, debes acudir a un profesional ya que un tratamiento adecuado es fundamental para acabar con el sufrimiento. Siempre recomiendo a los pacientes de psoriasis que complementen su tratamiento dermatológico con tratamiento psicológico.
Hoy siento una enorme alegría y quiero compartirla. Es un logro que me costó pero aquí estoy, sonriéndole a la vida de nuevo y preparada para todo lo que venga.
Entendí la importancia de hacer ejercicio así que el yoga se volvió no sólo parte de mi terapia sino también de mi vida.
La #Depresión Es mucho más común de lo que pensamos, no tengas miedo de buscar ayuda.
Recuerda que el tratamiento para cada persona debe ser personalizado.
Comparto este video que encontré en internet para que puedan entender mejor esta enfermedad: https://www.youtube.com/watch?v=XiCrniLQGYc

Un antes y un después…

Hace 18 años me diagnosticaron #psoriasis pero recién desde hace 1 año y medio me animé a hablar abiertamente sobre mi condición. No me fue fácil… pero decidí cambiar la posición sobre mi vida, decidí dejar de ser víctima para ser YO y aprender a enfrentar los problemas. Decidí dejar atrás la Karina tímida, retraída, insegura, la que le importaba el qué dirán los otros. Dejé atrás el querer pasar desapercibida y hasta invisible en una clase, con amigos, con familia.
Por mucho tiempo me sentí única en mi especie, sentía que nadie comprendería mi situación y siempre evitaba hablar de lo que me pasaba, tenía vergüenza de que me rechacen y preferí callar. Dejé que la psoriasis controle mi vida por casi 17 años.
Desde hace 1 año y medio mi vida cambió. Me di cuenta que la vida es tan corta para dejarla pasar y seguir lamentándome sin hacer nada para mejorar.
En marzo del 2015 me encontraba en Barcelona, sentada en una playa con una libreta en la que empecé a escribir sobre todo lo que quería mejorar, mis planes, mis proyectos y mis sueños. Fue en ese momento que descubrí lo que quería hacer de mi vida: Informar sobre la psoriasis y ser la voz de muchas personas que pasaban lo mismo que yo.
IMG_1332.JPG
Debo admitir que me costó mucho pero también creo que puse mucho de mi parte: Hace algunos años inicié talleres de improvisación teatral y aprendí a perder el temor al ridículo, a tener más seguridad y a jugar como niña. Me encantó esa experiencia y espero retomarla pronto; también tomé cursos de teatro para dejar de lado la timidez; tuve terapia psicológica por casi dos años y no me da vergüenza decirlo, pues sentí que la necesitaba para mejorar;  hice #yoga para aprender a relajarme, controlar mi estrés y la ansiedad; investigué mucho sobre la psoriasis a través de internet, otras asociaciones de pacientes, profesionales en la salud, etc. y cada día sigo aprendiendo más. Lo hice por mí, porque quería dejar de tener miedo y muchas veces uno tiene miedo a lo que no conoce. 
Hay un antes y un después en mi vida ¡Hoy mi vida es diferente y me encanta! Me siento cómoda hablando de psoriasis y siempre estoy dispuesta a responder preguntas sobre la enfermedad. Cada día a través de la asociación y de mi #blog conozco historias de pacientes, cada una es diferente pero todos buscan lo mismo: Ser escuchados y tener a alguien que los pueda guiar para mejorar su calidad de vida. Muchos me preguntan cómo me curé, pues les digo que no me he curado, sigo con la enfermedad solo que ahora cambió mi posición ante ella, no dejo que me controle, ahora yo la controlo y no dejo que me impida hacer lo que más quiero.
Pienso que hay que ser paciente activo y empoderado, queriéndose, informándose, buscando ayuda de especialistas y profesionales en la salud pero sobre todo, aceptando que existe el problema y que hay que buscar la solución. Si no lo hacemos nosotros, si no nos cuidamos y ponemos de nuestra parte para mejorar nuestra vida ¿quién lo hará por nosotros?