Mi vida sin psoriasis (por unos meses)

¡¡Hola!! He estado un poco desaparecida durante estos meses, pues estoy intentando dejar listas varias cosas de mi negocio, de la asociación y varios pendientes para tratar de dedicarle el mayor tiempo posible a mi bebé.
Como les comenté anteriormente, durante mi embarazo mi #psoriasis mejoró muchísimo. He estado varios meses, 8 para ser exactos (desde Noviembre a Julio), sin lesiones fuertes, hasta casi se me olvidó que tenía la enfermedad.
Pero hace un mes regresó de nuevo 😦 😦 😦
Principalmente en el cuero cabelludo y en la espalda.
foto cabeza

Psoriasis en cuero cabelludo y embarazo (agosto 2017)

A lo largo de los 18 años que la tengo, he aprendido que mi #psoriasis es sensible y se adapta a la situación de mi estado de ánimo. Si estoy ansiosa, nerviosa, estresada, angustiada incrementa de inmediato; si estoy feliz y tranquila, mi #psoriasis se reduce y quedo limpia casi en su totalidad.
Acepto que al estar a poco tiempo de la llegada de mi bebé, a veces me entra un poco de ansiedad, de nervios pero a la vez me llena de emoción y felicidad ésta nueva etapa que empezaré a vivir. Me siento muy responsable de que esa personita indefensa dependa totalmente de mí, aunque sé que no estoy sola, es inevitable sentirme así.
Con el tiempo, he aprendido a tomarme las cosas con calma, a respirar, dar importancia a lo que realmente lo tiene. He aprendido a dejar de preocuparme y a ocuparme de las cosas.
No es fácil, sigo en el proceso de aprendizaje, pero sí se puede.
La #psoriasis se relaciona con aspectos emocionales, por eso es muy importante contar con ayuda profesional de psicólogos y/o psiquiatras para aprender a manejar la ansiedad y estrés y que esto no incremente la enfermedad. A veces uno no puede solo, y no hay que tener vergüenza de buscar ayuda.
¿Qué sentí durante el tiempo que tuve lesiones mínimas de psoriasis?
Fue agradable mientras duró (me olvidé que tenía la enfermedad), pues andaba despreocupada, sin estresarme para que no se note, sin picazón ni heridas… la verdad no la extrañé.
Me sentí libre, diferente, que faltaba algo en mi vida pero a la vez me sentí muy bien.
A veces comparo la #psoriasis con una relación tóxica de amor-odio:
– Peleas mucho con ella y sabes que no habrá reconciliación (se vuelve un círculo vicioso de peleas sin solución).
– La odias, la alejas de ti, le das un ultimátum para que no vuelva pero siempre está rondando, buscándote.
– Es infiel: se va por un tiempo, te engaña y luego regresa.
– Ella piensa que le perteneces y hará de todo para que limites tu vida en base a ella.
– Ella piensa que no eres capaz de vivir sin ella.
– Hace que pierdas tu dignidad, que no vales nada y te hace sentir que a veces quieres desaparecer.
– Después de tantos años de convivencia, te acostumbras y hasta dices “es lo que me tocó”, resignándote.
– Te da miedo que se vaya, pues no te imaginas qué sería de ti sin ella.
– Siempre hace notar que es tu dueña, se presenta ante los demás, imponiéndose.
– A pesar de todo lo que te haga, sabe que la vas a perdonar y seguirás con ella.
La diferencia es que uno puede decidir dejar de vivir en una relación tóxica y alejarla para siempre de tu vida. Empezar de nuevo y no volver a equivocarte.
Pero con la #psoriasis no pasa eso, pues por más que quieres, no te va a dejar…pero lo que sí puedes es controlar tú la situación y no permitirle que haga con tu vida lo que ella quiera.
_DSC2370[1].jpg

Disfrutando mi embarazo. Foto gracias a @FrancescaBernettiRetratista

He aprendido a convivir con la psoriasis muchos años, he aprendido a controlarla y a que no limite mi vida… así que a seguir para adelante y a disfrutar los últimos días de embarazo.
No sé cómo se vaya a manifestar mi #psoriasis con la lactancia y en el post parto, pero prefiero no pensar en eso y disfrutar de mi nueva etapa de mamá 🙂
Anuncios