Mi embarazo viviendo con #psoriasis: 21 semanas de puro amor

Estoy a mitad de camino…todo se está pasando tan rápido…Ya estoy en el quinto mes de embarazo y puedo contar que estoy súper emocionada de sentir como va creciendo mi bebé.
Desde hace un tiempo mi esposo y yo queríamos ser padres y no lo conseguíamos. Finalmente nos relajamos, dejamos esos planes a un lado. Seguí haciendo mi vida y tomando decisiones muy importantes, como dejar de ser dependiente para iniciar una empresa propia y poder tener más tiempo para hacer lo que me llena de felicidad: dedicarle más tiempo a la asociación sin fines de lucro que fundé y poco a poco va creciendo para apoyar a otros pacientes como yo que padecen #psoriasis.
Fue y sigue siendo una decisión difícil que tomé en el 2016… y cuando pensé que ya tenía todo planeado, toda mi vida en orden, me enteré que iba a ser mamá.
Ya había renunciado al trabajo así que en lugar de retroceder (estuve a punto de hacerlo más de una vez), decidí seguir adelante y arriesgar. Claro que sin apoyo de mi esposo no lo habría podido hacer.
Es difícil, muy difícil pero ahora tengo una nueva motivación cada día: el bebé que está en camino.
Al inicio del embarazo no la pasé nada bien, era frustrante tener tantas ideas, tantas ganas y querer hacer tantas cosas, pero cuando llegaba el momento el cuerpo no me respondía (pues tuve todos los síntomas del embarazo) y no podía hacer mis actividades. Además peleaba cada día con mis hormonas (y lo sigo haciendo). Aprendí a tener paciencia y a hacer todo lento pero seguro.
Al cuarto mes ya me sentía mucho mejor y volví a estar activa nuevamente, como ahora que al fin me decidí a escribir nuevamente en mi blog para contarles sobre esta especial etapa en mi vida.
foto 5 meses

Mi esposo Fito y yo el día que nos enteremos que tendríamos un niño. Foto tomada al final de un largo día de trabajo.

Y se preguntarán ¿Cómo va con su embarazo viviendo con ·#psoriasis?

Pues en mi caso me ha ido bastante bien con los brotes. Me dice mi doctora que a veces sucede eso, la #psoriasis mejora mucho con el embarazo (aunque no todos los embarazos son iguales). No tengo brotes grandes, solo pequeños, unos cuantos detrás de las orejas, en el cuero cabelludo y uñas que solo trato con crema hidratante y el shampoo natural que uso hace algún tiempo.
¡Lo que si no puedo soportar es la picazón en la piel! pero lo estoy controlando con crema hidratante y una crema anti estrías que me calman un poco.
Por otro lado sufro de insomnio, por ansiedad y me imagino algunas preocupaciones, todos me dicen que aproveche en dormir todo lo que pueda antes de que llegue el bebé pero aún me cuesta y no lo logro. Estoy tomando magnesio antes de dormir, coloco aroma de lavanda en mi almohada, escucho música relajante, intento meditar (aunque debo aprender cómo hacerlo, porque ahora lo hago a mi manera), hago yoga una vez a la semana y espero que poco a poco de resultado. No quisiera transmitirle mis preocupaciones a mi bebé así que estoy poniendo todo de mi parte para que esto no suceda.
Espero tener suerte y que mi bebé no herede mi #psoriasis. Si es que la hereda, espero poder orientarlo de la mejor manera para que sea feliz y disfrute la vida como lo intenta hacer su mamá y muchos otros pacientes que conozco; y si no la hereda, enseñarle a que debe aceptar y respetar a los demás aunque sean diferentes.
Según Acción Psoriasis (Asociación de España), si uno de los padres tiene psoriasis, el riesgo de que el hijo lo padezca es de 14-15%.
Anuncios

Viviendo en mi cabeza

Hubo un tiempo en el que tenía una #psoriasis muy severa en el cuero cabelludo. Felizmente tengo bastante cabello  ondulado, ocultando las placas, solo yo sabía que las tenía por la incomodidad que producían con la picazón y el ardor de las heridas.
En mi ignorancia y por la desesperación que sentía por curarlas, se me ocurrió echarme limón. Esta era mi rutina: Me lavaba el cabello con un shampoo medicado que me dejaba el cabello súper tieso y nada sedoso. Luego me echaba una loción que producía ardor por las heridas expuestas que tenía. Esta loción hacía que las placas puedan retirarse con facilidad porque era un poco aceitosa. Las iba retirando poco a poco con mis uñas, mientras había algunos restos de placas que se quedaban en mi cabello mojado y era más difícil sacarlas. Frotaba el limón por mi cuero cabelludo mientras sentía ardor y dolor. Salían más escamas, las retiraba y luego volvía a lavarme el cabello.
No sé de dónde salió la idea de echarme limón, creo que lo leí en algún lado. La verdad es que no me curó nunca y hasta ahora tengo una #psoriasis severa en el cuero cabelludo.
Ha disminuido un montón desde que estoy usando un shampoo sin detergente y que deja mi cabello con buen olor y sedoso.
Lo más fastidioso además del picor y el dolor que produce, son las placas. Son escamas blancas, gruesas, algunas grandes y otras más pequeñas. Todo mi cuero cabelludo está así hasta por detrás de mis orejas y un poco en la nuca.
cabeza

La #psoriasis en mi cuero cabelludo no se ve a simple vista porque tengo bastante cabello ondulado.

Otro problema es que dejo placas por donde vaya.
Dejo placas en mi almohada y siempre debo sacudir toda la cama porque pienso que esto puede traer incomodidad a Fito (mi esposo). También suelo dejar placas en mi silla negra del trabajo por lo que siempre debo sacudir mientras me muero de vergüenza de que alguien lo note. Antes cuando vivía con mis hermanas, me relajaba rascarme la cabeza mientras me sacaba las placas viendo televisión o mientras estudiaba. Mi hermana siempre renegaba porque ensuciaba mientras lo hacía y pienso que le daba un poco de asco. Pero siempre limpiaba mis restos de #psoriasis que se esparcían por toda mi casa.
A veces mientras leo el periódico o un libro, me rasco la cabeza y ¡plop! caen placas encima de mi material de lectura.
Al usar ropa oscura se nota más porque cae en los hombros y parece caspa. Muchas veces no me doy cuenta y mi esposo se acerca a mí y amorosamente me sacude los hombros sin decirme nada, mientras yo me ruborizo y lo ayudo a limpiarme.
Creo que este fastidio es muy común en todas las personas que padecen #psoriasis en el cuero cabelludo. Sólo los pacientes saben lo difícil que es vivir así aunque suene ridículo y nada grave. Pues no, de esto no me voy a morir y no lo voy a comparar con otras enfermedades porque no viene al caso.  Aprendo cada día a vivir con esta condición de manera optimista, actitud positiva y mucho ánimo. 🙂

Dejando rastro

No recuerdo cuando apareció la psoriasis en mi cuero cabelludo porque al inició la confundí con caspa. Me empecé a dar cuenta cuando inició detrás de las orejas, en parte de la frente y en la nuca ya que no era común la caspa en ese lugar, esto fue confirmado por mi doctor.

Este tipo de psoriasis en mi caso se manifiestan grandes lesiones en casi el 80% de la cabeza. Al tener abundante pelo y muy ondulado, es fácil esconderlo y a simple vista no se ve.

Lo que no puedo esconder es el acto de rascarme día y noche la cabeza, esto es más frecuente cada vez que estoy nerviosa o preocupada. El rascarme de manera excesiva produce que las escamas salgan con mucha facilidad por lo que parece caspa sobre mis hombros. Otra consecuencia es que al rascarme con las uñas, me hago muchas heridas que empiezan a arder, entonces se mezcla la picazón con el ardor siendo una molestia mucho más grande.

Dejo rastros siempre donde duermo, mi almohada termina llena de escamas blancas.

Vivo siempre con escozor en la cabeza, no hay día que no lo tenga por lo que me cuesta mucho dormir bien.

He probado de todo para aliviarlo, champús medicados, lociones que contienen corticoides y cuando me las aplico producen mucho ardor (intento usar lo mínimo de corticoides), cremas, pomadas, remedios caseros, etc… sin embargo aún no logro controlarla.

Creo que este tipo de psoriasis es el que me causa más molestias, no sólo por los efectos físicos que produce, sino también por los psicológicos, ya que para mí es un poco vergonzosa.

Algunas veces en peluquerías debes aceptar miradas raras o preguntas incómodas, pero en la actualidad, esto cada vez me afecta menos.

Cuando empezaba mi relación con mi esposo Fito y él intentaba acariciar mi cabeza como un gesto de cariño, mi primera reacción era rechazarlo, me cambiaba de lugar o simplemente le quitaba la mano para que no me tocara la cabeza y sintiera esas grandes placas tipo costras que tenía, o que mientras me acariciaba, vayan desprendiéndose las escamas y cayendo en todo lugar. En ese momento él no entendía mi rechazo, pero cuando hubo más confianza lo comprendió. Tal vez a algunos les parezca una tontería, pero a mí me molestaba mucho ese tipo de situaciones incómodas y sin querer te llegan a afectar más de lo que piensas.

Según la información de Acción Psoriasis (www.accionpsoriasis.org), la psoriasis en el cuero cabelludo es muy frecuente. Este tipo de psoriasis por sí sola no produce la caída del cabello ni alopecia (disminución de la densidad del pelo). Sin embargo, cuando las escamas son muy gruesas, atrapan el pelo, que se puede arrancar al intentar desprenderlas. También se puede dañar temporalmente cuando se usan cremas o lociones con ácido salicílico para ablandar las escamas. De todas formas, si el pelo se daña o se cae, cuando la psoriasis esté controlada, se recuperará espontáneamente la cantidad perdida. Este tipo de psoriasis puede confundirse con la dermatitis seborreica.
¿Cuál es el mejor tratamiento? Pues aún intento descubrirlo. Si es que alguien conoce alguno efectivo por favor no duden en compartirlo para consultarlo con un especialista. Lo que sí puedo recomendar es evitar usar champús con mucho detergente y la secadora con aire muy caliente.

¡Olvidaba colocar otro dato muy! Es muy importante el apoyo de la familia, saber que alguien te comprende y es tu soporte para afrontar la enfermedad. En mi caso me está apoyando mi esposo, quien me ayuda a ver si tengo nuevas lesiones, me las cura y además, hace que me dé cuenta que muchas veces me rasco la cabeza inconscientemente y de esta manera evita que me haga más heridas.

Parte de mi psoriasis en el cuero cabelludo. (Me constó un poco publicar esta foto).

Parte de mi psoriasis en el cuero cabelludo. (Me costó un poco publicar esta foto).