Mucho más que estar triste

Hace unos días finalizó una etapa de mi vida. Fueron dos años de aprendizaje, de mucha paciencia, apoyo y comprensión de mi familia y amigos cercanos.
Muy pocos lo saben, pero en el 2014 caí en una fuerte depresión. Fueron varias cosas que venía arrastrando y no me había dado cuenta. Todo empeoró cuando el gerente de la empresa para la que trabajaba (para la cual me mataba trabajando) me dijo que ya no me necesitaba y que ya tenía mi reemplazo. No me lo esperaba y todo mi mundo se vino abajo.
Pero ¿cómo era posible que yo tenga depresión? Pude afrontar la muerte de mi papá, pude dar por finalizada una relación de muchos años, vivo con #psoriasis durante muchos años y logré salir adelante.. ¿cómo era posible que por este suceso todo mi mundo se desmorone?
Estuve algunos meses preguntándome para qué era buena y no tenía la respuesta. Mi esposo se esforzaba y me decía todos los días todo lo que admiraba de mí…pero yo no me lo creía.
No podía dormir, tenía constantes pesadillas, lloraba mucho, me sentía insegura, inútil, vulnerable. Obvio que con todo esto mi #psoriasis también empeoró y mi autoestima estaba por los suelos.
Al poco tiempo me ofrecieron un alto puesto en una empresa importante pero no lo acepté, pues no me sentía apta ni lo suficientemente buena.
Finalmente decidí buscar ayuda profesional. Empecé a ir a terapia psicológica cada semana y luego al psiquiatra una vez al mes. No estaba muy convencida al inicio, pero poco a poco me fui dando cuenta que iba mejorando.
Cuando me fui a vivir a Barcelona llevé todas las pastillas en mi maleta y tenía contacto con mis doctores por skype y por correo.
Hace unos días se cumplieron dos años y ya tuve la última cita. Tenía vergüenza de contarlo ya que temía que me juzguen o sintieran lástima por mi situación. La verdad es que ahora me importa poco lo que piensen de mí. Me costó pero aprendí a no dejar que los prejuicios de los demás limiten lo que quiero hacer en mi vida. 
Hace poco una persona de la política dijo “Decían y especulaban: está deprimida. ¡No me conocen! ¡Jamás! Eso es para los perdedores”. Estoy en contra de esta afirmación totalmente. Yo no me siento una perdedora y no creo que quienes pidan ayuda lo sean. Hay que acabar con el estigma de que la #depresión que es una enfermedad irremediable y para perdedores.
karina-psoriasis

Sonriente hacia la vida. Foto tomada por Mariana Bashi Fotógrafa para el shower de mi amiga Liz

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que en el 2020 la depresión va a ser el principal problema de salud a nivel mundial, más allá que cualquier enfermedad física como el cáncer. En el 2015, en el Minsa se atendieron 180 mil casos de depresión.
Vivir con una enfermedad crónica como la #psoriasis puede desencadenar sentimientos de frustración y ansiedad. Sin embargo, si sufres prolongados periodos de depresión, debes acudir a un profesional ya que un tratamiento adecuado es fundamental para acabar con el sufrimiento. Siempre recomiendo a los pacientes de psoriasis que complementen su tratamiento dermatológico con tratamiento psicológico.
Hoy siento una enorme alegría y quiero compartirla. Es un logro que me costó pero aquí estoy, sonriéndole a la vida de nuevo y preparada para todo lo que venga.
Entendí la importancia de hacer ejercicio así que el yoga se volvió no sólo parte de mi terapia sino también de mi vida.
La #Depresión Es mucho más común de lo que pensamos, no tengas miedo de buscar ayuda.
Recuerda que el tratamiento para cada persona debe ser personalizado.
Comparto este video que encontré en internet para que puedan entender mejor esta enfermedad: https://www.youtube.com/watch?v=XiCrniLQGYc
Anuncios