29 de Octubre, Día Mundial de la psoriasis

El 29 de octubre se celebra en todo el mundo el día de la #psoriasis. Algunos pacientes me han escrito diciendo que no deberíamos celebrar tener esta enfermedad tan horrible.
Es verdad, yo no celebro tener esta enfermedad ni se la deseo a nadie. Pero lo que queremos los pacientes y las asociaciones de todo el mundo con este día es hacernos escuchar y comunicar que la psoriasis es una enfermedad grave, inflamatoria, crónica y no contagiosa y denunciar que actualmente los pacientes tienen muchas barreras no solo de la sociedad, sino también barreras en el sistema de salud, en el trabajo, escuelas, relaciones personales, etc.
Esta enfermedad afecta a más de 125 millones de personas en todo el mundo, y en Perú somos más de 500 mil las personas que la padecemos.
Uniendo nuestras fuerzas y voces podremos dar un mensaje a toda la sociedad: La psoriasis afecta a nuestra vida más de lo que se imaginan.
Comparto con ustedes la campaña por el día mundial de la psoriasis realizada por Acción Psoriasis en España. El objetivo es mostrar tu solidaridad con las personas que padecen esta enfermedad compartiendo una foto con tu beso y el hashtag #BesosPorLaPsoriasis. Yo ya participé desde Perú, ¿te animas? 29 octubre.png
Pueden ver el video adjunto https://www.youtube.com/watch?v=3Qi9j3HvyaY e ingresar a la web www.vivetupiel.org para más información.
Anuncios

Un antes y un después…

Hace 18 años me diagnosticaron #psoriasis pero recién desde hace 1 año y medio me animé a hablar abiertamente sobre mi condición. No me fue fácil… pero decidí cambiar la posición sobre mi vida, decidí dejar de ser víctima para ser YO y aprender a enfrentar los problemas. Decidí dejar atrás la Karina tímida, retraída, insegura, la que le importaba el qué dirán los otros. Dejé atrás el querer pasar desapercibida y hasta invisible en una clase, con amigos, con familia.
Por mucho tiempo me sentí única en mi especie, sentía que nadie comprendería mi situación y siempre evitaba hablar de lo que me pasaba, tenía vergüenza de que me rechacen y preferí callar. Dejé que la psoriasis controle mi vida por casi 17 años.
Desde hace 1 año y medio mi vida cambió. Me di cuenta que la vida es tan corta para dejarla pasar y seguir lamentándome sin hacer nada para mejorar.
En marzo del 2015 me encontraba en Barcelona, sentada en una playa con una libreta en la que empecé a escribir sobre todo lo que quería mejorar, mis planes, mis proyectos y mis sueños. Fue en ese momento que descubrí lo que quería hacer de mi vida: Informar sobre la psoriasis y ser la voz de muchas personas que pasaban lo mismo que yo.
IMG_1332.JPG
Debo admitir que me costó mucho pero también creo que puse mucho de mi parte: Hace algunos años inicié talleres de improvisación teatral y aprendí a perder el temor al ridículo, a tener más seguridad y a jugar como niña. Me encantó esa experiencia y espero retomarla pronto; también tomé cursos de teatro para dejar de lado la timidez; tuve terapia psicológica por casi dos años y no me da vergüenza decirlo, pues sentí que la necesitaba para mejorar;  hice #yoga para aprender a relajarme, controlar mi estrés y la ansiedad; investigué mucho sobre la psoriasis a través de internet, otras asociaciones de pacientes, profesionales en la salud, etc. y cada día sigo aprendiendo más. Lo hice por mí, porque quería dejar de tener miedo y muchas veces uno tiene miedo a lo que no conoce. 
Hay un antes y un después en mi vida ¡Hoy mi vida es diferente y me encanta! Me siento cómoda hablando de psoriasis y siempre estoy dispuesta a responder preguntas sobre la enfermedad. Cada día a través de la asociación y de mi #blog conozco historias de pacientes, cada una es diferente pero todos buscan lo mismo: Ser escuchados y tener a alguien que los pueda guiar para mejorar su calidad de vida. Muchos me preguntan cómo me curé, pues les digo que no me he curado, sigo con la enfermedad solo que ahora cambió mi posición ante ella, no dejo que me controle, ahora yo la controlo y no dejo que me impida hacer lo que más quiero.
Pienso que hay que ser paciente activo y empoderado, queriéndose, informándose, buscando ayuda de especialistas y profesionales en la salud pero sobre todo, aceptando que existe el problema y que hay que buscar la solución. Si no lo hacemos nosotros, si no nos cuidamos y ponemos de nuestra parte para mejorar nuestra vida ¿quién lo hará por nosotros?