De paciente a paciente

Me gustaría contarles mi primera experiencia conversando con un paciente de #psoriasis y cómo esto me ayudó a compartir mis experiencias y a conocer a un buen amigo.

Estaba en casa leyendo una revista cuando encontré una entrevista a un #paciente de #psoriasis en la cual contaba su testimonio y experiencias de vivir con esta enfermedad. Al terminar de leerla me identifiqué con muchas cosas que decía y me entró la curiosidad de conocer más sobre él y de poder compartir cómo me sentía yo y ser escuchada por alguien que sabía perfectamente cómo es la vida de alguien con #psoriasis, así que me armé de valor y decidí contactarlo. Le escribí un mensaje comentándole que había leído el artículo donde le hacían una entrevista, que yo también era paciente de #psoriasis y que me gustaría juntarnos a tomar un café, adjuntando mi número de celular.

Luego de enviar el mensaje me puse a pensar cómo sería su reacción y su respuesta. Generalmente he contactado a personas para hablar de un trabajo o negocios, pero nunca para conversar de una enfermedad en común. Lo primero que pensé fue que tendría una respuesta negativa y que tal vez no fue buena idea contactarlo de esa manera ya que no a todos les gusta hablar de una enfermedad, o que tal vez pensara que sería como una cita para buscar pareja! En fin, me pasaron muchas cosas por la cabeza pero ya había enviado el mensaje, así que sólo me tocaba esperar la respuesta.

No recibí un mensaje, sino ¡una llamada! Eso fue algo que me sorprendió porque me tomó de sorpresa. Hablamos un corto tiempo pero se le notó muy amable y coordinamos para vernos un día que los dos tuviéramos disponibilidad.

Pasó un mes, dos meses, tres meses, durante los cuales coordinábamos una salida pero siempre había una excusa por parte de los dos y nunca coincidíamos. La verdad creo que de alguna manera yo también lo aplazaba por falta de seguridad y miedo, y cada vez que le decía una fecha esperaba hasta el último momento con la ilusión de que él tenga una excusa y no pueda ir.

Finalmente a pocos meses antes de irme de Barcelona nos armamos de valor los dos (luego él me dijo que se sentía igual que yo y por eso siempre ponía excusas) y pactamos una fecha para vernos.

Ese día estaba un poco nerviosa, no sabía por donde empezar la conversación, pero poco a poco fui relajándome y sintiéndome más cómoda. No sólo hablamos de #psoriasis, sino también de nuestros países, profesión, anécdotas de vida, etc. Ese día reímos mucho, nos pusimos tristes y serios pero sólo un corto tiempo. La #psoriasis fue una parte de la conversación pero no de TODA la  conversación giró en torno a ella.

Nunca antes había compartido con un #paciente de #psoriasis que al igual que yo, vive cada día intentando controlar la enfermedad, aceptándola y buscando la mejor manera de VIVIR.

Si tienes #psoriasis, hablar del tema con otros #pacientes ayuda a aprender a aceptar la enfermedad, a conocer otras experiencias y compartir las tuyas.

Y tú, ¿TE ANIMAS A CHARLAR CONMIGO?

Foto: Pinterest

Foto: Pinterest

Anuncios